Cafeína y Rendimiento Cognitivo

La cafeína forma parte de nuestra vida cotidiana y, con toda probabilidad, es la sustancia psicoactiva más utilizada. Millones de personas en el mundo la consumen a diario con la finalidad de ajustar su activación a niveles adecuados u óptimos. La cafeína se halla presente en una variedad de bebidas, como el café, el té o los refrescos de cola. Numerosos estudios se han interesado por analizar los efectos de la cafeína en la cognición y en otros aspectos conductuales. Buena parte de los trabajos existentes han hallado que el consumo de cafeína produce beneficios sobre el rendimiento cognitivo, si bien en las últimas décadas se ha apuntado la presencia de múltiples factores que pueden influir en los resultados y explicar algunos de los hallazgos inconsistentes. Entre ellos, la dosis y forma de administración de la cafeína, las características de los participantes en cuanto al consumo de cafeína (hábito de consumo de cafeína y niveles de consumo) y las circunstancias específicas en las que se efectúan las mediciones (nivel de activación, privación de sueño, etc.).